¿Qué es una estrategia de desarrollo urbano sostenible?

Las ciudades son concentraciones espaciales de actividades e interacciones humanas. Constituyen los motores de la economía europea, ya que proporcionan trabajos y servicios, y actúan como catalizadores de la creatividad y la innovación en toda la UE. Cerca del 70% de la población de la UE vive en zonas urbanas, las cuales generan más de dos tercios del PIB de la UE. Sin embargo, también son los lugares donde se concentran problemas persistentes, como el desempleo, la segregación y la pobreza, además de las presiones medioambientales más intensas. Por consiguiente, las políticas emprendidas en relación con las áreas urbanas tienen una gran importancia para la UE en su conjunto. Cada vez es más evidente que los distintos retos a los que se enfrentan las zonas urbanas – económicos, medioambientales, climáticos, sociales y demográficos – están interrelacionados y el éxito del desarrollo urbano solo puede lograrse a través de un enfoque integrado. De ahí que las medidas que atañen a la renovación física de las ciudades deban combinarse con medidas que promuevan la educación, el desarrollo económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente. El desarrollo de una sólida cooperación entre los ciudadanos locales, la sociedad civil, la economía local y los diversos estamentos gubernamentales constituye un elemento indispensable. La combinación de las capacidades y el conocimiento local es esencial para identificar soluciones compartidas y lograr resultados sostenibles y debidamente reconocidos. Este enfoque resulta especialmente importante en este momento, dada la gravedad de los retos a los que se enfrentan actualmente las ciudades europeas. Estos retos abarcan desde cambios demográficos concretos hasta las consecuencias del estancamiento económico en términos de creación de empleo y oferta de servicios, pasando por el impacto del cambio climático. La identificación de respuestas eficaces a estos retos será crucial para lograr la sociedad inteligente, sostenible e integradora prevista en la Estrategia Europa 2020.

El nuevo Periodo de Financiación Europea 2014-2020 supone una oportunidad para las Administraciones Públicas y, por extensión para el conjunto de los ciudadanos, que es preciso gestionar de manera adecuada. Se abren nuevas vías de financiación y las ciudades (ayuntamientos, entidades locales) podrán acceder a fondos para consolidar o poner en marcha iniciativas que apuntalen el desarrollo de sus territorios. No obstante, el proceso presenta retos que es necesario abordar con los conocimientos y las herramientas necesarias. En este contexto, cobra especial relevancia el Desarrollo Urbano Sostenible Integrado, ya que se configura como un ámbito prioritario para la Comisión Europea por su capacidad para impulsar el desarrollo de los territorios desde una perspectiva sostenible, equilibrada y holística. Las ciudades se configuran en este nuevo período de programación estructural como un destino prioritario de las políticas de la Unión Europea.

 

Fotos_montilla-05